CARLOS PIMENTEL BARRERA (Santiago 1887- Valparaíso 1958)

Guitarrista, compositor y maestro de música chileno.

Nace en 1887 en Santiago, sin embargo, será en la ciudad de Valparaíso donde residirá la mayor parte de su vida, y en la cual desarrollará mayormente su actividad musical.

A temprana edad comienza sus estudios musicales en forma particular. De sus primeros maestros de guitarra no se tienen mayores antecedentes, sin embargo, ha tomado fuerza su vinculación con el músico español Antonio Alba, guitarrista que desplegó en Chile una numerosa obra de difusión musical. Los datos recopilados nos indican que ambos se conocieron en el Valparaíso de las primeras décadas del siglo XX, compartieron inquietudes por el desarrollo de la guitarra solista, e interpretaron el repertorio de la época inspirado principalmente en el salón europeo.

Destaca en Carlos Pimentel el gran volumen de su obra, encontrándonos con numerosas creaciones para guitarra y otros instrumentos como piano y mandolina, así como adaptaciones y arreglos musicales para guitarra sola y conjuntos de cuerdas, manuales de estudio y cuadernillos de pequeño formato con partituras para sus alumnos y alumnas.

Como concertista ofreció presentaciones en Valparaíso y Santiago, desarrollando asimismo numerosas giras musicales por el norte de Chile. El conocer algunos detalles de estas giras nos ha aportado valiosa información para poder imaginarnos como era la vida de un músico en aquel período: Pimentel viajaba acompañado con su familia completa, arrendaba salas y teatros para sus presentaciones, es decir producía completamente sus conciertos, e incluso vendía directamente al público sus creaciones musicales, realizando lo que podríamos llamar, una verdadera itinerancia artística.

Sus conciertos no sólo se hicieron escuchar en Chile, también realizó presentaciones en Perú, Ecuador y Argentina, países donde obtuvo una favorable crítica. Fue editado en Chile por las Casas Editoras: C. Kirsinger y Cía., Carlos Doggenweiler, Carlos Brandt, y Mattensohn y Grimm. También fue editado en Perú por la Casa Editora Guillermo Brandes.

La obra musical de Carlos Pimentel

Desde comienzos del siglo XX y hasta antes de la llegada del fonógrafo y la revolución de la radio, la actividad musical en Chile se caracterizaba, entre otras cosas, por la presencia en directo de los ejecutores musicales, y por un tipo de enseñanza musical de carácter principalmente privada –la clase particular-, desarrollada en el ámbito doméstico o en la pequeña academia de algún maestro de música. Con el fenómeno de masificación de la música a partir de los años 20, la actividad de los músicos experimentó cambios importantes: la sociedad chilena vivía un proceso de democratización en distintas esferas y la música no quedó al margen de estos cambios, no sólo desde el punto de vista de la ampliación y transformación de los auditorios, sino también, en los significados, en la puesta en escena, en los espacios de expresión, y en las formas de circulación de la música con sus distintos soportes. Aparecieron nuevos repertorios, se adaptaron otros, y el salón aristocrático chileno se abrió a nuevas expresiones musicales, muchas de ellas provenientes del mundo popular y rural.

El repertorio de Carlos Pimentel será el reflejo de estos cambios, sintonizando con los gustos y sensibilidades artísticas de la época. Así, en una primera etapa del compositor destacarán los valses, schottis, gavotas y mazurcas, más adelante, las habaneras, polkas, shimys, fox-trots, para luego desarrollar piezas propias de la música popular, antes excluidas de la “partitura”, como tangos, cuecas y tonadas.

Se suman también a esta creación musical más de un centenar de himnos y marchas, como la creación de jingles para distintas casas comerciales del Valparaíso de la época. En paralelo a la composición musical, Carlos Pimentel desarrolló una activa labor pedagógica. Fundó en Valparaíso varias academias musicales, entre las que destaca La Casa Buenos Aires. Este centro musical fue un verdadero eje difusor de la música en la ciudad; se impartían clases musicales para varios instrumentos, se ofrecían pequeños conciertos, y se vendían partituras con obras del propio maestro como de otros autores de moda en Chile, Europa y Latinoamérica.

La mayoría de las obras del compositor están firmada como Carlos Pimentel, sin embargo, en algunas ocasiones, y probablemente respondiendo a patrones de moda de la época, utilizaba algunos seudónimos, tales como: Carlos Belloc y Barrepira Telmen, antecedente importante de considerar para el auditor interesado en profundizar en el conocimiento de esta obra.

Carlos Pimentel se había mantenido hasta la fines de la década de los 90 del siglo XX en el casi total anonimato, hecho que se contradice con la envergadura de su creación musical y su importancia en el desarrollo de la guitarra en Chile. Luego de su muerte gran parte de su obra quedó en manos de su familia en la ciudad de Valparaíso, y recién en el año 1998 comienza su difusión a través de este primer registro musical.

El Fondo Musical Carlos Pimentel se encuentra actualmente en depósito en el Archivo de Música de la Biblioteca Nacional en Santiago. La consulta del material digitalizado es de libre acceso.

Contacto para información y acceso al Fondo Musical Carlos Pimentel.

Fono (+56 2) 2360 52 05.Cecilia Astudillo Rojas, Jefa Archivo de Música.

Biblioteca Nacional de Chile. Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM). Santiago, Chile.

La Guitarra de Carlos Pimentel es una invitación a (re)encontrarnos con la obra de un destacado compositor chileno, como su vez, a adentrarnos por los desconocidos fragmentos de nuestra memoria musical.